La internacionalización de la Universidad Autónoma de Baja California en palabras del Mtro. Luis Carlos Castro Vizcarra

Entrevistado: Mtro. Luis Carlos Castro Vizcarra, jefe del Departamento de Cooperación Internacional e Intercambio Académico de la UABC-Mexicali.

Entrevistador: Dr. Juan Pablo Durand Villalobos.

Transcripción: Adilene Quintana Montaño.

Lugar: UABC, Mexicali, Baja California Norte.


JPDV: Juan Pablo Durand Villalobos

LCCV: Luis Carlos Castro Vizcarra


JPDV: ¿Cómo está organizado y cuáles son las funciones del Departamento de Cooperación e Intercambio Académico?

LCCV: La universidad tiene una Rectoría y existen diversas coordinaciones (Posgrado, Investigación, Formación Básica y Profesional): una de ellas es la de Cooperación Internacional e Intercambio Académico. Cada una de las coordinaciones se replica en las tres vicerrectorías y los distintos campus de la UABC. La vicerrectoría en Mexicali está a cargo del Dr. Ángel Norzagaray, él dirige a los jefes de departamento. Las coordinaciones son normativas, pues marcan las pautas de las convocatorias y los requisitos de cada una de ellas. Los departamentos, recogemos las bases, las normas y las replicamos en el campus; promocionamos, damos información, somos el vínculo entre las unidades académicas. La UABC campus Mexicali, cuenta con casi 20  unidades académicas, entre facultades y escuelas. En cada unidad académica, se replica la misma organización: hay un director, jefe de departamento, coordinación, responsable a nivel facultad: esa es la estructura. Tenemos tres encargados del área de cooperación internacional e intercambio académico (CIIA). El responsable es el más cercano al estudiante: está allí en la unidad académica para resolver dudas, nosotros nos reunimos con ellos para ver las convocatorias. Para eso, hay una vinculación entre coordinación, departamentos y unidades académicas. Este departamento también da atención al público: estamos en una área estratégica, el centro comunitario de estudiantes, siempre hay gente, estudiantes. El departamento está para resolver dudas, para ver convenios de movilidad e intercambio, para checar el cumplimiento de las metas anuales, a qué le tiramos, si queremos que vengan más investigadores o alumnos.

JPDV: ¿Cuándo se funda el área de Cooperación Internacional e Intercambio Académico en la UABC?

LCCV: Tenemos 10 años, desde el 2005, se funda la unidad. Hay antecedentes previos en 2001, cuando nace un área de movilidad pero, con la configuración actual, va para 10 años. Antes no había un área especializada en movilidad ni intercambio. Las convocatorias eran muy generales, se lanzaban a nivel campus, y quien quería participaba, pero no había esta vinculación tan estrecha con los estudiantes; eran convocatorias muy generales, pero, por ejemplo, vamos en la convocatoria número 26, son convocatorias semestrales estudiantiles; las de académicos son anuales y esa vamos en la 14 o 15, pero por ahí más o menos vamos en movilidad académica.

JPDV: El Programa de Desarrollo Institucional considera como objetivo primordial la Internacionalización, ¿cuándo inicia este proceso y por qué la UABC decide incursionar?

LCCV: Aproximadamente hace 10 años, la UABC impulsó el tema de las evaluadoras, aquellas empresas que se encargan de evaluar a las universidades. Entonces la universidad decidió estar bien posicionada, bien rankeada, bien evaluada; se percataron que había factores como la internacionalización no estaban siendo atendidos, por eso en los últimos planes institucionales, aparece la internacionalización como un objetivo prioritario. El punto 7 del PDI del actual rector impulsa estrategias, líneas de acción, en el sentido de querer mejorar como universidad, analizar en qué los evaluadores se están fijando y que es lo que buscan los alumnos. Algo que tiene la UABC es que nosotros apoyamos a los estudiantes económicamente: a veces, eso un inhibidor para que el alumno salga, pues es caro. Lo que hace la universidad es apoyarlo, pues hay una gran cantidad, una fuerte suma: si un estudiante se quiere ir de intercambio, a un lugar no hispano, se le da hasta 60,000 pesos por un semestre: las estancias pueden ser de hasta un año y mínimo dos semanas y, según la estancia, el apoyo es proporcional. Si el alumno se quiere ir a una universidad nacional se le da 24,000 pesos, si es hispana se le da 30,000 pesos, si es no hispana, se le da el doble. Se quiere promover que adquiera un segundo idioma, o experiencias internacionales. El nuevo rector quiere promover intercambios donde el idioma no sea el español.

JPDV: ¿A cuánto asciende el presupuesto destinado a movilidad estudiantil por año?

LCCV: Un estimado sería, si nosotros mandamos aproximadamente 150 alumnos, y es más o menos lo mismo por campus: Mexicali manda más, Tijuana y Ensenada menos, son 500 al semestre, 1000 al año, y pues si el promedio de lo que se da son 30,000 pesos, son alrededor de 30 millones destinados.

JPDV: ¿Cuáles son los principales destinos de los estudiantes de la UABC?

LCCV: Las ciudades grandes: muchos van a Guadalajara, Monterrey, UNAM limita un poco, es 1 por área de conocimiento, pero siguen yendo mucho al DF; tenemos con la Universidad de la Ciudad de México otros intercambios. También muchos van a Querétaro, a Mérida, los estudiantes de deportes van a Mérida,  y también a la BUAP y la UDG.

JPDV: ¿Por qué son polos de atracción esas localidades?

LCCV: Obedece a todo, hay unidades académicas que tienen una relación muy fuerte con ciertos establecimientos, Deporte-Mérida, Agronomía-Saltillo; de repente se forman ese tipo de relaciones, y los alumnos se permean de esas relaciones, pero otros simplemente por conocer la ciudad, o porque la universidad goza de prestigio. La UNAM todos quieren ir por el factor de prestigio y reputación, en otros casos por la unidad, o por la experiencia de los compañeros. Nosotros hacemos cada semestre una actividad que tiene que ver con que los alumnos que fueron de intercambio, cuenten sus experiencias a sus demás compañeros; de repente algunos cuentan maravillas, y eso motiva a los estudiantes a irse, pasa muy seguido: se nota porque, de un semestre a otro, aumentan las solicitudes para irse a la BUAP o a la UDG.

JPDV: ¿Cuáles serían las restricciones para la movilidad?

LCCV: Por estatuto, los estudiantes tienen que estar inscritos al momento de la convocatoria, ser alumnos regulares según nuestro estatuto es decir llevar sus materias al día, no tener materias reprobadas. Han incluido en las últimas convocatorias que tengan un promedio de 80, la mitad de los créditos cursados pero no más del 90{035cf0615fab444c9acfab323182309fb8113ccd508c21e552aa52a79aa847c5}, porque se iban en el último semestre y llegaban con materias reprobadas, no les importaba tanto, y que no tengan más de cinco extraordinarios en su carrera. La idea es mandar buenos alumnos, yo recibo todas las calificaciones y cuando regresan de otras universidades, da pena que lleguen reprobados.

JPDV: ¿Para quienes se van a establecimiento donde el español no es la lengua materna, cuáles son los criterios?

LCCV: Eso lo marca la universidad de recepción, a todos se les pide el TOEFL, aunque vayan a Alemania, generalmente son 500 puntos lo que piden de entrada. Hay muchos países con los que tenemos convenios, como Corea del Sur, pero sus clases son en inglés, van a otros países pero la clase es en inglés. Los alumnos aprovechan para aprender ese idioma, no es el punto que vayan a aprender idiomas, no es intercambio por idiomas, es académico, entonces tienen que llevar materias de su plan académico, pero aprovechan para aprender un segundo o tercer idioma.

JPDV: En el caso de estos programas, tienen acuerdos previos para acreditar las asignaturas pues, en ocasiones, no hay los mecanismos para revalidar los contenidos.

LCCV: Aquí la revalidación la hace la propia universidad: si, hemos tenido problemas, pero los problemas de acreditación son mínimos. Lo que ocurre es que el alumno batalla porque vio ciertas materias  en el plan que no se abren allá, aquí las materias te las tienen que aprobar el tutor y el director, ya que te las aprobaron, y no las imparten, es algo donde batallamos, pero no tanto por el alumno sino por la institución: nosotros tenemos tablas de equivalencias, casi todas las universidades lo dan, y es el área académica, o el departamento de escolares, quienes hacen la homologación, pero no es tan complicado.

JPDV: ¿Cuáles son los países más atractivos para los estudiantes?

LCCV: Todavía permanecen los países de habla hispana, España, Colombia, Argentina; se van mucho a Francia y Alemania, ahí se van mucho los de Ingeniería; con Francia y Alemania tenemos a Brasil. En Asia, está Corea.

JPDV: ¿Qué tanto la UABC ha capitalizado las relaciones con Estados Unidos?

LCCV: Es muy poco. Se reciben estudiantes del área de Ciencias de la Salud, que vienen a realizar sus prácticas; pero el que nosotros podamos mandar alumnos es complicado, porque las universidades son muy caras, y el cargo corre a cargo de la universidad, hemos armado convenios, pero EU no quiere mandar muchos alumnos, nos dicen mándenos alumnos, pero nosotros no mandamos. Se ha intentado, tenemos convenios con UCLA y con la Universidad de Arizona, son universidades cercanas. Generalmente, lo utilizan los alumnos de posgrado. Se ha tratado de trabajar en esta rectoría en fomentar eso: hace poco estuvieron profesores de la universidad de Fresno, Georgetown, para estrechar más la relación.

JPDV: ¿Cuál ha sido el argumento de los EU para no fortalecer ese vínculo?

LCCV: El mayor miedo es el tema de la seguridad, no les da confianza mandar alumnos a México, por más que explicamos que es tranquilo, pero sienten miedo por la inseguridad.

JPDV: ¿Qué tan atractiva es la UABC para extranjeros?

LCCV: Pues, siempre salen muy contentos cuando se regresan, yo siempre desde que entré, tuve esa curiosidad, qué pensará un alumno extranjero, sobretodo en Mexicali, cuando llegué aquí, quise ser empático, cuando un alumno internacional , qué piensa cuando viene a México: playas, ciudades coloniales, comida típica; cosas que Mexicali no tiene, pero la verdad cuando el alumno viene, sabe un poco de la UABC, ha escuchado de compañeros, maestros; sabe que la UABC está posicionada, la  ubican en el mapa académico, viene y sale contento del ambiente, de los compañeros, de las ventajas de vivir en Baja California:  tienen el vecino país o las maravillas naturales, viajan mucho a Ensenada, a Tijuana, a los viñedos, a todo lo que tiene BC. Entonces, eso nos posiciona como buena opción, igual la referencia de boca a boca, alguien les dijo que la pasaron bien. El aspecto académico es algo que nos beneficia y las experiencias que tienen los alumnos que ya estuvieron acá. Siempre recibimos muchas solicitudes internacionales, de argentinos, alemanes, chinos, brasileños,

JPDV: ¿Cuál ha sido el vínculo o programa de movilidad más exitoso para la UABC?

LCCV: El DART, el programa que tenemos con Alemania es muy bueno: los estudiantes (de ingeniería) regresan diferentes, es donde más crecen académicamente. El programa se preocupa por que el alumno haga sus prácticas; además trabajan y estudian, creo que eso es lo que más ha impactado.

JPDV: ¿En qué medida participa la Facultad de Idiomas de la UABC en los procesos de movilidad?

LCCV: La facultad de idiomas está atravesando un proceso de transformación; se trata de convertirla en un centro de idiomas CELEX, es decir un centro de idiomas extranjeros. Está muy bien la escuela, siempre participa en nuestras convocatorias, manda y recibe estudiantes, nos apoya en la acreditación y certificación de idiomas. Tiene profesiones nativos, está buscando tener más y eso es parte de las metas de este nuevo plan de desarrollo. Ya se les pidió a todos los directores que pidan que en los curricula se impartan materias en un segundo idioma.

JPDV: ¿Cómo ha reaccionado la planta docente ante la exigencia de incorporar el inglés en el curriculum?

LCCV: Por lo que he visto, muy bien, yo esperaba que hubiera cierta resistencia. Me ha tocado que los directores nos piden a alguien que imparta la materia o bien que han conseguido profesores para impartir en un segundo idioma.

JPDV: Uno de los objetivos particulares que se establecen en el PDI es la acreditación de parte de organismos internacionales. En ese sentido ¿ha avanzado la UABC?

LCCV: La acreditación se quiere dar a nivel institución, que nos revisen a ese nivel, se han acreditado algunos programas en específico, pero apenas empieza está carrera o este nuevo esfuerzo de acreditarnos de manera internacional, y allí han visto alguna organización concreta, pero si tenemos tres que son las que se tomaron en cuenta cuando fijamos las metas, las metas venían en que estás instituciones evaluarán la institución. La idea es por institución no por programa.

JPDV: ¿Cómo opera en la UABC la movilidad académica?

LCCV: La movilidad académica es diferente, pues es lo que el maestro pida. En lo estudiantil, decimos tenemos tanto lugares y muévanse hacia allá, pero el académico lo que más solicita es estancia corta, es raro que se vaya mucho tiempo, generalmente va y presenta trabajos. Los requisitos son la duración de la estancia, la carta invitación o aceptación; ahí si cambian las reglas, es una convocatoria anual, y cambian año con año las reglas. Este año queremos que vayan a presentar ponencias, o este año es lo que se quiere recibir entonces no habrá tanto apoyo como para traer o, este año, se va a apoyar a los que están en un cuerpo académico.

JPDV: Eso ¿cómo lo definen?

LCCV: Ahí la coordinación manda las reglas del juego. Nosotros hablamos con cada uno de los responsables de unidad académica, ayúdennos a promover este tipo de académico para utilizar este tipo de recursos. La coordinación les paga el avión, todas las unidades académicas tienen recursos de intercambio, de movilidad, así que ellos pueden apoyar a sus alumnos y académicos.

JPDV: De las tres unidades (Mexicali, Ensenada, Tijuana) ¿cuál es la más internacionalizada?, ¿cuál mueve más profesores?

LCCV: Está muy similar Tijuana y Mexicali; [en el informe de Rectoría], aparece año con año, nosotros lo mandamos trimestralmente y se publica año con año. En transparencia, en los informes del rector, aparece.

JPDV: ¿Qué disciplinas atraen más académicos y cuáles atraen fuera?

LCCV: Es muy variado, de repente se mueve mucho ingeniería, ciencias sociales, agronomía; varía un poco según la actividad de la unidad académica. Hay directores que le apuestan mucho, traen líneas o planes de movilidad y luego se siente. Dependen de la habilidad, vitalidad de los directores. Al igual que de los cuerpos académicos: sabemos que año con año, van a utilizar la movilidad, están esperando la convocatoria, entonces depende mucho de los académicos, hay académicos específicos que esperan los programas para moverse. Grupos fuertes están muy internacionalizados, como sobresale por los informes, están en Ingeniera, Economía, Ciencias Sociales.

JPDV: ¿Cuál es la relación de la UABC con la industria?

LCCV: No hay un programa específico, pero, si, la Universidad atiende mucho las necesidades de la región: aquí, en Mexicali, la maquila es una fuente importante de ingresos, muchos de nuestros alumnos terminan allá. Se abrió aquí la carrera energías renovables. Eso generó interés en traer expertos que echaran a andar la carrera, tenemos muchas empresas norteamericanas, chinas, coreanas, en Mexicali, y todo eso incide. Más que al área de internacionalización, es un tema general: todo se da para satisfacer las necesidades que marcan la empresa y la industria, pero se hace de una manera general: firmamos convenios para vincularnos con empresas, mediante las prácticas profesionales, por ejemplo.

JPDV: ¿En qué medida la UABC está anclada a clúster? 

LCCV: Posiblemente se haya dado de manera más concreta, menos como una estrategia institucional que como una de los departamentos, las facultades y las unidades académicas: son los que tienen mucha actividad allí. La UABC es parte muy importante de todas las industrias que se mueven aquí; la gran mayoría de los empleados que tienen ahí son alumnos de UABC.

JPDV: Veíamos el caso de los estudiantes, pero en el caso de los profesores, ¿Es atractivo para los estadounidenses venir para acá?

LCCV: Sí, lo piden, sí, vienen. Sin embargo, yo sigo pensando que en el tema de seguridad y en mi punto de vista muy personal, surge  una mala o errónea impresión acerca de la inseguridad que se vive en todo el país. En Baja California, eso nos afecta mucho: hay maestros o académicos que si quisieran venir o con quiénes comenzamos a hacer el vínculo y, a la hora, se cae porque existen restricciones por parte de ese país en viajar para acá: entonces pasa lo mismo con los académicos que con los estudiantes.

JPDV: ¿Para qué grupo de académicos sí resulta atractivo venir a la UABC?

LCCV: Recibimos en todas las áreas; sin embargo, quienes vemos que más se mueven son los de ingeniería, economía, ciencias de la salud en la unidad Tijuana. Aquí en Mexicali vienen muchos maestros de agronomía, ciencias agrícolas. Depende mucho de los directores y de los cuerpos académicos.

JPDV: Pensando un poco a futuro, ¿a cuántos estudiantes aspiran a cubrir con los procesos de movilidad? o ¿Cuál es la meta que han establecido o creen que pueden lograr tanto de envío como de recepción de estudiantes?

LCCV: En cuanto a envío de estudiantes, estamos bien ahorita: no nos estamos enfocando en mandar a más estudiantes sino en cumplir con las metas de que se vayan a países donde el idioma no sea español y que se regresen con mejores calificaciones. Queremos prepararlos mejor antes de irse; tenemos un programa en donde el tema del intercambio inicie no el semestre antes de que se vayan, sino más bien desde el primero o segundo semestre. Se les impartirán talleres sobre lo que es el intercambio, se les va a presionar para que adquieran un segundo idioma y que lo empiecen a fortalecer desde antes. Entonces más que aumentar en el número, buscamos que esos alumnos que ya se están inscribiendo en procesos de movilidad los aprovechen mejor. En relación a los alumnos que vienen aquí, recibimos como una tercera parte de los que se van; por lo menos en Mexicali, son menos los alumnos que vienen a los que se van, entonces a eso si queremos fortalecerlo un poco más, y lograr que las universidades nos manden más alumnos.

JPDV: ¿Cuáles serían las limitantes que enfrentan ahorita para hacer la atracción?

LCCV Mexicali no es una ciudad tan grande, no es muy conocida a nivel internacional; Otra cuestión es la de los medios de transporte: no es muy fácil llegar aquí, existen pocos vuelos por ejemplo. Esas son de las limitantes fuertes que tenemos.

JPDV: Entonces, ¿es más atractivo en Ensenada?

LCCV: Debería de ser, pero hay más estudiantes de intercambio en Mexicali. Por otro lado, una de las sorpresas gratas que me he llevado es que los alumnos que vienen sobre todo los internacionales, no les hace nada el clima; los alumnos que vienen de Inglaterra o Alemania por ejemplo, llegan aquí y no presentan queja alguna. Una de las experiencias que viví cuando comenzaba el tiempo fuerte de calor fue que llegó un español y me dice: ”me urge regresarme a España”. Yo deduje que era por el clima, entonces ya comentando sus experiencias, el estudiante comentó que si le había gustado aquí, expresó solamente buenas experiencias. Entonces le pregunté yo porque quiere irse entonces, me comenta que era para darse de baja y venirse a vivir aquí, porque ya tenía un trabajo asegurado.  Con este suceso, puedo comentar que los alumnos si soportan el clima y decir que Mexicali sigue siendo atractivo para los intercambios.

JPDV: Entonces, ¿cuáles serían tus expectativas?

LCCV: Este año fue de evaluación. Las primeras dos convocatorias salieron muy bien y viene ahora la de académicos que ya está por salir. Mi intención fue ver lo que tenemos, lo que aportamos. Considero que las áreas de oportunidad son esas que te comentaba: no aumentar los alumnos que se van, sino prepararlos mejor, en el sentido de que aprovechen más ese intercambio; es difícil el intercambio: para los alumnos que nunca han salido de sus casas, que siempre han vivido con sus papás, que nunca han salido del país, algunos inclusive del estado, irse a otro país resulta complicado.  El objetivo es desde una temprana edad prepararlos para eso, que aprovechen, que lo disfruten. Eso puede finalizar con resultados positivos para todos; eso es lo que buscamos, cumplir de manera positiva y satisfactoria con las universidades a donde mandamos los alumnos, para que estas reciban alumnos preparados, de buena calidad y que ellos regresen contentos del intercambio y con buenas calificaciones. Esas serían las principales metas.

JPDV: ¿A partir de los recortes presupuestarios esperan mantener el mismo crecimiento que han tenido en este tiempo de casi mil alumnos por año? O ¿están esperando una baja fuerte en la salida de los estudiantes?

LCCV: Lo que nosotros esperamos es que se mantenga. Esperamos que el recorte se vaya a otras áreas o que vengan otro tipo de apoyos o que se puedan utilizar además los convenios generales para mantener esos números. Pero eso no lo sabremos hasta dentro de unas semanas o meses más, pero en el caso de que vengan fuertes los recortes y nos peguen, entonces igual tendremos que ser más selectivos en cuales son los alumnos que van a beneficiarse. Queremos tratar también de que las unidades académicas apoyen en enviar a sus alumnos, que también ellos absorban un poco del gasto del intercambio.

JPDV: Por último, ¿Cuáles serían las ganancias de internacionalizar la UABC en cuanto a la movilidad de académicos y de estudiantes en términos institucionales pero también en términos personales, para los que se van, en una experiencia de este tipo?

LCCV: Más bien son experiencias personales, son aprendizajes personales: el crecimiento lo tiene el que se va o el que participa con alguien que viene. Entonces son muchos esfuerzos, crecimientos personales, pero la suma hace un crecimiento colectivo. La universidad se beneficia al momento de tener un número de alumnos que vienen y que les platiquen a sus compañeros de aquí de Mexicali, cómo funciona el mundo desde otra perspectiva, el lugar de donde vienen, de tener maestros de otros lados, irse y abrir su panorama a lo que es realmente el mundo fuera de Mexicali. Eso nos hace crecer a todos, inclusive a los que nunca tuvimos la oportunidad de intercambio y nos permite tener diferentes perspectivas, diferentes aprendizajes, resolver problemas de diferentes formas, el aspecto cultural, todo eso nos enriquece como institución.

JPDV: Justamente, ese último punto del aspecto cultural, ¿existen eventos que organice la UABC donde se promueva el multiculturalismo?

LCCV: Sí, estos eventos que te comentaba donde participan los alumnos que ya se fueron: de entrada a todos los alumnos que están en proceso de intercambio, se les hace un taller, que dura dos días completos, los traemos, les comentamos lo que van a experimentar, lo que tienen que aprovechar. Les explicamos también qué es específicamente ese cambio de cultura, donde la cultura es diferente y por qué, vienen alumnos y les platican que ya estuvieron en esos países o en esos estados a escala tanto nacional como internacional. Tenemos también una exposición anual donde se presentan estándares en todos los países: el alumno va y pregunta, convive un poco, participan los alumnos que están de intercambio. Desde el semestre pasado, cada unidad académica tiene que replicar lo mismo en su dirección. A finales de octubre tuvimos el de ingeniería, fue uno de los primeros y fue muy buen experimento el que hizo ingeniería en replicar esto ya en su campo, con énfasis en sus necesidades específicas: eso es lo que queremos promover un poco más en los semestres a seguir.


Texto disponible en PDF: entrevistauabc-mexicali

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.