Internacionalización de la educación superior en México: la visión estratégica de la ANUIES.

Entrevistado: Dr. Guillermo Hernández Duque[1], Director General de Vinculación Estratégica de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES)[2].

Realizó: María Cecilia Oviedo Mendiola, Departamento de Investigaciones Educativas (DIE) del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del I.P.N.

Lugar y fecha: Ciudad de México, 27 de marzo de 2017

Transcribió: Ana María Baños Martínez[3]


María Cecilia Oviedo: CO

Guillermo Hernández: GH


CO: ¿Cómo concibe la ANUIES la internacionalización?

GH: Para la ANUIES, la internacionalización no es un objetivo, es una consecuencia y eso cambia las cosas. La ANUIES congrega hoy en día 187 instituciones de educación superior -públicas, privadas y centros de investigación. La mayor parte son instituciones públicas (el Instituto Politécnico Nacional, la UNAM, la UAM, los centros de investigación y las universidades públicas estatales, además de universidades e institutos tecnológicos). También agrupa las 29 mejores universidades privadas, centros de investigación del Conacyt sobre todo y también el Cinvestav. La ANUIES es por tanto la asociación a la que pertenecen las instituciones que realizan más del 90{035cf0615fab444c9acfab323182309fb8113ccd508c21e552aa52a79aa847c5} de la investigación, desarrollo e innovación en el país; concentran casi el 99{035cf0615fab444c9acfab323182309fb8113ccd508c21e552aa52a79aa847c5} de los programas de posgrado aprobados por el Padrón Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) del Conacyt y casi el 70{035cf0615fab444c9acfab323182309fb8113ccd508c21e552aa52a79aa847c5} de la matrícula de educación superior del país y el 20{035cf0615fab444c9acfab323182309fb8113ccd508c21e552aa52a79aa847c5} de la de educación media superior. Eso, a pesar de que en el país haya casi 4000 instituciones de educación superior.  La ANUIES no es excluyente sino incluyente, pero exige calidad a sus socios. Está apostando a las instituciones bien armadas, hagan investigación o sean profesionalizantes.

Esa es la ANUIES, en cifras rápidas. Para sintetizar lo que hace, enfatizaría que propicia la calidad internacional. La ANUIES está ayudando a las instituciones a que tengan estándares internacionales. Lo entienden muy bien los entrenadores: para pasar a sus equipos de la liga local a la nacional y de la nacional a la internacional, cumplen con estándares diferentes. Al respecto, la ANUIES tiene ya un diálogo abierto con las agencias acreditadoras, sobre todo de Estados Unidos y de Canadá, para homologar estándares. Antes, ciertas instituciones mexicanas pidieron ser acreditadas por la SACS (Southern Association of Colleges and Schools) o la WASC (WASC Senior College and University Commission). Ahora, la ANUIES está negociando y empezando a trabajar en diferenciales, para que a futuro si una institución está en ANUIES o en FIMPES (Federación de Instituciones Mexicanas Particulares de Educación Superior) ya esté acreditada allá, por utilizar el mismo sistema de parámetros, criterios y exigencias. La internacionalización, en ese marco, está orientada a promover la movilidad académica internacional y sobre todo la profesional. Hoy, los perfiles profesionales son globales, son los que las organizaciones mexicanas y trasnacionales en México están requiriendo, no solamente en industrias o empresas, sino en ONG’s y gobiernos.

CO: ¿Y cómo están haciendo esto?

GH: Para impulsar la internacionalización desde la pertinencia, las IES tienen que asegurarse de que los estudiantes conecten local, nacional e internacionalmente y adquieran competencias profesionales y humanas, debido a la globalización.  En efecto, en la Ciudad de México, en Querétaro, en San Luis, donde sea, las organizaciones, empresas y gobiernos ya exigen a sus empleados un perfil global, tanto técnico y profesional como humano. La universidad tiene entonces que conectarse en esos mismos niveles para transmitir las competencias exigidas. Por eso, la ANUIES no sólo propicia una movilidad académica de estudiantes sino una de rectores. Tiene desde hace más de tres años un programa para que los rectores mexicanos salgan al extranjero a trabajar con sus pares, en Estados Unidos, Canadá, Cuba, Francia, Inglaterra,  Alemania, y ahora China y Japón. Ahí los protagonistas son los rectores: deben entender que la internacionalización no solo es la firma de un memorandum sino que fomenta la calidad internacional y la competitividad. En ese lapso, hemos movido más de 300 rectores.

CO: Han movido más de 300 rectores pero ¿cuántas instituciones tienen? ¿Qué significa eso?

GH: También hemos abierto el programa a otras asociaciones en México. Trabajamos con FIMPES, con el Tecnológico Nacional y con las politécnicas y tecnológicas. Ahora, otro punto central es el desarrollo regional. Estamos requiriendo que nuestras instituciones y centros de investigación tengan un mayor impacto en su medio ambiente. Muchos reciben fondos públicos y tienen que hacer alguna devolución a la sociedad, en sus entornos locales. Cada región tiene sus temas estratégicos prioritarios. Coinciden con el plan estatal de desarrollo de los gobernadores, las vocaciones definidas por la Secretaría de Economía y las agendas del Conacyt. Tratamos de que las instituciones se apunten a esos temas para incrementar su influencia en el desarrollo económico, social y humano. Respetamos las agendas académicas, pero ponderamos las estratégicas y dirigimos la cooperación internacional hacia tópicos necesarios u oportunos, referidos a la región y a México, como nación. Aunque toda cooperación es buena, no toda es estratégica.

En eso, está inmersa la ANUIES. Trabaja con base en lo que tiene, es decir en una cooperación muy fuerte con Norteamérica pero también con Latinoamérica y el Caribe, con Europa y con Asia. Empezando por Norteamérica, sólo me referiré a dos datos, tomados del Departamento de Estado de los Estados Unidos, en un documento que sacó en el 2017 y hace eco al documento expedido en el 2015 sobre las relaciones bilaterales. Está en Internet y se titula US-Mexico relations[4]. Uno, Norteamérica, es decir México, Canadá y Estados Unidos, es la zona más competitiva del mundo todavía. Eso nos plantea el desafío de consolidar una fuerza laboral común trilateral, técnica, profesional, científica, de negocios y sobre todo política. Para ello, es indispensable una formación bilateral, gente que esté conectada con la construcción de América del Norte para mantener la competitividad en la región y en los tres países. Supone una educación global internacional desde la pertinencia: se requieren politólogos, ingenieros, aduaneros, constitucionalistas, políticos que entiendan la zona, no nada más a nivel local sino trilateral. Segundo asunto: la frontera está constituida por diez estados (cuatro en Estados Unidos y seis en México). Agrupa una comunidad de aproximadamente 100 millones de personas y es la cuarta economía del mundo. Por supuesto, hay que asegurar la frontera pero hay que facilitarla también. Ahí tenemos otro reto. Norteamérica es de entrada una región a la que pertenecemos, una de varias pero muy importante. Actualmente, tenemos que afrontar ciertos retos pero ya hemos superado otros (hasta guerras), y no podemos dejar caer la zona. Para vincularnos con Estados Unidos, estamos conectados a la agenda de la Cancillería y a la agenda de la SEP con Norteamérica. Trabajamos con las asociaciones de Estados Unidos, las nacionales, las contrapartes de la ANUIES y las de Canadá. En Estados Unidos, son 5 las asociaciones nacionales fuertes y en Canadá, 3. Tendremos una reunión con ellas en junio, convocada por la ANUIES para seguir fortaleciendo la cooperación y el desarrollo.
CO: ¿En México?

GH: En México, en Tijuana, en la frontera.

CO: Eso explicaría en parte también la fuerte reacción frente a los discursos de Trump, porque ha habido reacciones de rectores, de universidades…

GH: Con Estados Unidos, es una relación complicada pero tenemos que encauzarla, es el vecino del norte; además, hay 300 mil mexicanos con maestría y con doctorado en Estados Unidos. Están en muchas universidades como profesores, decanos, investigadores y presidentes, entonces México pesa mucho.  Acaba de salir un artículo de un politólogo mexicano radicado en California: dice que las reacciones de Trump son por miedo ¿por qué? porque está sintiendo cómo México y los latinos y el español vienen avanzando. Otro ejemplo: el actual presidente del Senado de California, Kevin de León, es de origen mexicano. Muchos de nuestros co-nacionales están en los capitolios y en Silicon Valley.

En el contexto actual, ANUIES decidió continuar trabajando con sus contrapartes en Estados Unidos. Hay una declaración muy bonita de las asociaciones de los Estados Unidos frente al riesgo de que los estudiantes mexicanos sean deportados. Ellas han dicho: “es mi problema o sea, no es tuyo, es mío, el primero que quiere que se queden soy yo”. ANUIES acordó con las asociaciones universitarias de Estados Unidos, aunque ojalá nunca se use el acuerdo y que se empolve, que los jóvenes mexicanos que tengan que regresar sean colocados en universidades mexicanas, tal vez en regiones de donde ellos vienen o donde tienen familiares o amigos y que no pierdan sus estudios. Otra cosa, muy creativa, tal vez a través de este programa denominado Puentes, es que si la universidad mexicana tiene un acuerdo legal con Estados Unidos, pues existe la posibilidad de que se regresen a hacer un semestre, un año, allá, y, a lo mejor, obtengan un doble diploma. Es, en suma, un programa orientado a apoyar a los estudiantes mexicanos o de origen mexicano que estén en riesgo en Estados Unidos. Lo de Trump yo ya ni le daría más publicidad, lo que estamos haciendo es continuar. En la reunión que tendremos en Tijuana, hablaremos de cooperación y desarrollo regional, de qué retos y qué oportunidades enfrentamos. La postura es no detenerse.

CO: Y, ¿con las demás regiones?

GH: La ANUIES coopera también con Latinoamérica y el Caribe. Está trabajando mucho con Cuba. Celebra reuniones bilaterales con rectores desde hace 20 años. Actualmente, por la situación de los dos países, trabaja con el Ministerio de Educación Superior y las universidades de Cuba en el desarrollo regional, prioritario para nosotros. Asimismo, colabora con el CSUCA (Consejo Superior Universitario Centroamericano). Con Colombia, Argentina y Brasil, ANUIES tiene intercambios sólidos, sobre todo a nivel licenciatura.

Con Europa, Francia es el país más presente en México, el que más manda estudiantes, tiene más proyectos de investigación, el programa Ecos de intercambio, la Casa de Francia, el IFAL. Tuvimos reuniones de rectores, en 2013 y 2014. Acaba de haber una feria allá, en fin, la colaboración con Francia es permanente. Con Reino Unido, se celebró recientemente el año dual: llevamos y trajimos rectores alrededor de los grandes temas estratégicos de nuestras regiones. De Europa, Francia, Alemania, Reino Unido son los tres países con los que más ha consolidado su cooperación la ANUIES. Está también cooperando con Polonia.
CO: Y es una visión estratégica también.

GH: Realmente, ese ha sido el magneto, alinear la cooperación local, nacional, internacional sobre los grandes temas de región. Las reuniones de rectores y las reuniones binacionales que hemos organizado versaron sobre agricultura, energía, manufactura, salud, educación, recursos del mar. Queremos llevar desarrollo para los dos lados, asegurarnos una relación sustentable en la que la contraparte también gana porque, si no, se va a llamar favor y el favor se acaba. Los socios tienen que percatarse que de esa cooperación sacan beneficios. Así estamos ya con todas las cooperaciones al punto que, en las últimas, nos han acompañado empresarios y representantes de gobiernos estatales interesados en los temas seleccionados.

CO: Junto con los rectores.

GH: Claro, así fueron las misiones a Boston, a Minnesota, a Cuba, así va a ser la misión a Alemania. El gobernador de Minnesota definió la agenda y vino a México con sus universidades, empresas y gobiernos en las 5 áreas donde ellos son fuertes. La visita espejo que tuvo lugar un año después fue centrada en esas mismas áreas y ANUIES invitó universidades, empresas y gobiernos mexicanos interesados en ellas a participar.

CO: Me ha hablado solo de algunos países pero supongo que esa es la lógica en todas las relaciones con el mundo.
GH: Lo es con todo el mundo, conforme con las políticas de desarrollo nacional que van hacia la diversificación: hemos sido muy dependientes de Estados Unidos por muchas razones pero hay que diversificar y esa va a ser la tónica de todas las reuniones y visitas bilaterales.

CO: Estas reuniones las hacen con la cancillería y con la SEP.

GH: Sí, con la Cancillería, con la SEP y con las contrapartes de aquel lado. De hecho la invitación a Minnesota ¿quién la hizo? el gobernador de Minnesota: la ANUIES y la asociación de universidades de allá la operaron pero ¿quién invitó? La agenda vino desde el gobierno y fue muy relevante.

CO: ¿Y ustedes dan algún seguimiento a lo que resulta de estos intercambios?

GH: Eso es lo que estamos haciendo: ahora es el año dual México-Alemania y en junio iremos a Baden-Wurtemberg, cerca de Stuttgart. Es una de las regiones más desarrolladas de Alemania: es la que produce más patentes e invierte 4.78{035cf0615fab444c9acfab323182309fb8113ccd508c21e552aa52a79aa847c5} de su producto interno bruto en investigación, desarrollo, innovación.  Veremos los ámbitos donde esa región es fuerte con las universidades, empresas y gobiernos o gobernadores interesados.

En Asia, estamos trabajando con China y en la Cumbre de rectores ¿de qué se trata? De las universidades en un país innovador. Las preguntas son: ¿cómo es su cooperación como país? y ¿cómo se ha transformado el país a través de las universidades? Para mostrar el valor de una internacionalización asertiva y estratégica, le recuerdo que China empezó a colonizar las mejores universidades del mundo con sus mejores estudiantes desde 1960. Fue una política sostenida, aunque fuera un país comunista con pocos recursos. China es el país que tiene más estudiantes en Estados Unidos (300 mil), y ahora, empezó a movilizarlos desde primaria y prepa. Tiene dos mil niños de primaria en Estados Unidos y 40 mil en prepas: está viendo lo que no estamos viendo los demás. China cambió y eso, en parte, gracias a los chinos que regresaron y a los que no regresaron. Los emigrantes son una fuerza que no hemos aprovechado todavía suficientemente en México. Por eso, hay que sacar partido de la Red de Talentos del Instituto de Mexicanos en el Exterior, hay miles de mexicanos en el mundo, son muy capaces pero hay que mejorar la política de vinculación con ellos.

Fíjese en el fenómeno de China: se transformó China y mucho tuvo que ver la internacionalización de sus mejores estudiantes, sobre todo de posgrado y licenciatura. Hoy siguen en Estados Unidos y no en cualquier universidad.

Con Japón, además del corredor del centro de la República, hay cientos ya de empresas japonesas en el territorio nacional. Entre las grandes, empezó Nissan en Aguascalientes (ya hay tres Nissan), más todas las satélites. Luego, siguen las que están en Guanajuato y Querétaro. La presencia japonesa es importante, pero hay un reclamo social sano porque seguimos haciendo manufactura con ellos. ¿Por qué no estamos haciendo desarrollo, investigación e innovación juntos? En 40 años ¿no hemos generado confianza?

CO: ¿Ese es un reclamo de los mexicanos?

GH: De la sociedad mexicana, sí, hacia los japoneses y hacia el gobierno, para que se trabaje realmente juntos. Fue lo que hizo Noruega, con el petróleo. Cuando Noruega y México encuentran petróleo, México se volvió dependiente de tecnología. Noruega le pidió a los ingleses primero que saquen el petróleo y con eso pagarles, luego, sacarlo juntos, después sacarlo ellos bajo su vigilancia y finalmente, desarrollar juntos. Hoy en día, para conocer tecnología de petróleo, uno va al SINTEF a Trondheim. Hoy en día ¿quiénes asesoran en Ciudad del Carmen, Campeche? Son noruegos y se traen hasta plataformas.

CO: El nivel de vida que tienen es altísimo.

GH: Sí pero la diferencia estuvo en la mentalidad, en el interés por caminar juntos y quedarse con el know how. Aquí, debería ser así: estuvimos haciendo coches, ahora vamos a diseñarlos juntos.

CO: ¿Y Corea? He visto que llegan muchos estudiantes coreanos. Acabo de hacer un trabajo sobre el Tec de Monterrey y recibe muchos coreanos, creo que más que chinos, es impresionante. China y Corea reciben también a muchos mexicanos. Son los más fuertes pero ¿qué pasa con otros países de Asia?

GH: Si estamos leyendo la geopolítica, uno, China puede tomar un papel preponderante a nivel mundial por los espacios que es susceptible de dejar Estados Unidos y dos, China ya ha demostrado su interés por México. Con China se puede hacer más de lo que hemos hecho. Japón está muy presente, es cuestión de cómo dar un salto en la cooperación. Australia también está haciéndose presente en México y ANUIES participará en la reunión de rectores en 2018 por primera vez. Apoyarán ProMéxico y la Embajada. Habrá que identificar temas de interés común para Australia y México donde pueden converger universidades, empresas y gobiernos, porque estos países ya trabajan así, entre las universidades, las empresas y el gobierno. Aquí es donde todavía estamos distintos pero tenemos toda la oportunidad de hacer algo interesante. Por ahora, traemos un lenguaje cruzado, pero lo tenemos que resolver y otros países han entendido la fuerza de nuestras universidades como motores de desarrollo. Pregúnteselo a Estados Unidos: así fueron creadas, las Land-grant universities del consorcio APLU (The Association of Public and Land-grant Universities) en los 1800’s para responder a necesidades específicas de las regiones que empezaron siendo rurales. Davis, Texas o Arizona, han incentivado un desarrollo regional tremendo sin claudicar a la academia, hacen lo que cualquier universidad hace, “teaching, learning, research”, a buen nivel. Cada vez están enfatizando más en sus reportes anuales sus aportes al desarrollo regional, económico, social o humano. Por eso, cierro con dos cuestiones centrales: primero, la de calidad académica internacional porque se requieren ya perfiles profesionales globales y porque la universidad tiene la responsabilidad de formar de acuerdo a lo que están necesitando sus alumnos a nivel profesional y humano. Segundo, la del desarrollo regional desde lo local hasta lo global. Ahí, la ANUIES alineó su cooperación nacional con la internacional e incluso dirigió la empresarial también a grandes temas. En general, promueve una internacionalización amarrada a requerimientos necesidades y oportunidades globales.

CO: Quedaría como pregunta ¿qué está haciendo la ANUIES respecto de la III Conferencia Regional de Educación Superior (CRES) organizada por la UNESCO, que tendrá lugar en 2018, en Córdoba, Argentina?

G.H: Respecto de la CRES, aquí sí hay una diferencia. El diálogo con Norteamérica está muy claramente enfocado a desarrollo regional: por ejemplo APLU ha propiciado una cooperación entre Canadá, México y Estados Unidos de investigación en torno a la “seguridad alimentaria”: congrega tres áreas que son energía, agricultura y agua en un proyecto de impacto regional. Podría darle muchos más ejemplos. La cooperación con Norteamérica es vigorosa. Con América Latina, excepto Cuba, es importante difundir la idea de desarrollar la región a través de la cooperación y de la movilidad y definir temas prioritarios. Eso es crucial para la CRES. A veces el diálogo con América Latina es mucho diálogo. Se precisa bajarlo más a la acción, orientar la movilidad de los estudiantes de posgrado, la investigación o la innovación a temas que ayuden a las regiones, en Centroamérica y obviamente en México. Con Cuba, con Colombia, vamos bien pero podemos reforzar la colaboración. Con Argentina, con Brasil, con Chile, hay que intensificarla. Ahora, la movilidad es un instrumento poderoso. En la ANUIES, vimos que la mitad de los estudiantes internacionales que vienen a México y se regresan a sus países retornan después a México para hacer negocios. Eso nos está diciendo que la movilidad, sobre todo de posgrado, termina en comercio internacional y eso no es malo. El anterior ministro de comercio de Canadá definió la movilidad estudiantil como un ente estratégico para el trade and commerce. Cuando se mueve la gente, se queda conecta con el país y desarrolla lazos académicos, empresariales o políticos. Recuerde China.

CO: No es de la noche a la mañana.

GH: No, no es de la noche a la mañana: por eso, la visión de la ANUIES de cara a la internacionalización es una visión desde la pertinencia y desde la globalización. Internacionalizo porque tengo que ser competitivo, como profesional y tengo que hacer a mi país competitivo. En consecuencia, es necesario ser capaces de trabajar globalmente desde lo local. En el centro del país: muchas empresas mexicanas e internacionales trabajan así y lo tienen claro. Necesitan un perfil global incluso entre los jóvenes que no tienen ningún deseo de movilidad pero requieren las competencias.

El internacionalizar las universidades se vuelve una gran responsabilidad porque esas tienen que formar a egresados listos para insertarse al quehacer global aunque estén en Chiapas, en Oaxaca o en Campeche. Las universidades tienen que proveer a sus estudiantes de las competencias para hacer una maestría en Canadá o insertarse en una empresa regia con conexiones internacionales. Ahí se vuelve esencial preguntarse ¿por qué estamos como estamos? No hay suficientes políticos como en Europa. En Europa, está el Parlamento europeo; nos llevan ahí ventaja en movilidad académica y profesional, aunque no sea la panacea, van adelante de nosotros en integración ¿Qué pasa? no hay políticos. Kevin de León, en los últimos 3 años, ha estado 5 veces aquí en México pero faltan políticos que vayan de aquí a Washington, que vengan para acá, que haya ese flujo. Varios gobernadores de Estados Unidos han hecho el esfuerzo de venir a México, eso ya indica una intención de venir abriendo.

CO: Porque, en el nivel de técnico y en el de las instituciones, sí se ha dado, pero no en el nivel político.

GH: Por eso, el Fobesii (Foro Bilateral México- Estados Unidos para la Educación Superior, la Investigación y la Innovación) habla de una fuerza técnica, pero también profesional en todos los ámbitos.  Al Fobesii lo armamos de tal manera que ya no dependa ni de la ANUIES ni de las asociaciones y, por eso, pusimos en contacto a los rectores para que directamente acuerden y se conozcan. Esta semana vienen a Guadalajara unos 30 rectores de Estados Unidos para reunirse con pares de México.

CO: ¿Ustedes los convocan?

GH: Sí.

CO: ¿Y quién es el anfitrión? ¿La Universidad de Guadalajara?

GH: Están la ANUIES, la FIMPES, instituciones públicas y privadas y el gobierno del estado. Es importante que los rectores de Estados Unidos vengan y desmitifiquen toda esa información tan dura que están presentando allá sobre México. El país tiene sus focos rojos pero no está todo pintado de rojo. Que lleguen y vean, por eso en estos 3 últimos años, hemos traído a todos los presidentes de las asociaciones de Canadá y de Estados Unidos para que ellos se den cuenta y, sobre todo, acuerden. El Fobesii ayudó a esa apertura política y a generar esa confianza: hoy las asociaciones están abiertas, la National Science Foundation  también así como las agencias acreditadoras: antes ni hablábamos con ellas, hoy tenemos un diálogo abierto, como señalé antes, para homologar estándares.

No sé cuánto va a durar Trump, pero no va a durar toda la vida, tal vez ni sea lo más grave que nos ha pasado. La relación de México con Estados Unidos es difícil pero tiene que ocurrir e implica movernos con estrategia, por ejemplo con California: ¿cuál es el país número 1 en premios Nobel?

CO: Supongo que Estados Unidos.

GH: ¿Con cuántos?

CO: No tengo idea.

GH: Lo vamos a checar, son más de 300. Lo siguen Inglaterra, Alemania, China y Japón andan muy abajo, España con los dedos de la mano. ¿Cuántos Nobel tiene California nada más? con el sistema de la Universidad de California y las privadas como Stanford y CalTech, alrededor de 130, retirados o todavía activos. Entonces, tenemos que vincularnos con ellos: están a lado, son demócratas y quieren trabajar con México, California es un estado de migrantes, de mexicanos pero, también, es una potencia dentro de otra potencia, una potencia académica, militar y empresarial. Entonces vayámonos a lo estratégico. Claro, hay que cooperar con todos ¿a quién no le gusta ir a España, a Francia o a Italia? Pues a todos pero, no por eso hay que dejar de lado los que son una superpotencia y además tienen interés en colaborar con México.

CO: Le agradezco muchísimo su tiempo, ha sido muy interesante.


[1] Doctor en ciencia de materiales para la Université Technologie de Compiègne, en Francia.

[2] Entrevista realizada en el marco de la Red sobre Internacionalización y Movilidades Académicas y Científicas (RIMAC) Proyecto 280128 del Programa Redes Temáticas del Conacyt, coordinado por la Dra. Sylvie Didou Aupetit, investigadora del DIE, Cinvestav.

[3] Estudiante de Servicio social en el Foro Consultivo Científico y Tecnológico, A. C.

[4] https://www.state.gov/r/pa/ei/bgn/35749.htm


Texto disponible en PDF: EntrevistaOviedo-HernandezDuque

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.