Taller: La contribución de la internacionalización al desarrollo académico en universidades mexicanas

Los días 26 y 27 de Octubre de 2015, se llevo a cabo en la Ciudad de México el Taller “La contribución de la internacionalización al desarrollo académico de las universidades mexicanas” auspiciado por la Red Temática sobre Internacionalización y Movilidades Académicas y Científicas (RIMAC- Proyecto de Redes Temáticas CONACYT No. 260402), la Asociación COLUMBUS para la cooperación entre  las universidades de América Latina y Europa, y el Centro de Investigación  y de Estudios Avanzados (CINVESTAV).

Al respecto, la Dra. Elia Catalina Cruz Barajas y el Dr. Juan Jesús Morales Martín, ambos miembros de la RIMAC, presentan una reseña conjunta sobre lo acontecido en dos momentos claves del taller dirigido a los Directores de Relaciones Internacionales y Directores de Desarrollo Académico de ocho universidades mexicanas.


BALANCE DEL TALLER[1]

 

SESIÓN DE INAUGURACIÓN

 

Dra. Elia Catalina Cruz Barajas

Red RiMAC-UMNSH

 

La inauguración del taller corrió a cargo del Dr. Ricardo Félix Secretario Académico del CINVESTAV en representación del Director general del Cinvestav, Dr. José Mustre de León, quien dio unas palabras de bienvenida a los participantes y recalcó su importante contribución a la Internacionalización de las Instituciones de Educación Superior. El Dr. Felix destacó el papel de las redes internacionales como la Red sobre Internacionalización y Movilidades Académicas y Científicas (red RIMAC) y sus iniciativas para el desarrollo científico y tecnológico.

Agradeció a los ponentes que aceptaron compartir sus conocimientos en este encuentro e hizo una mención especial para la Dra. Sylvie Didou como Coordinadora General de la RIMAC. Señaló que la red está cumpliendo un año y ha logrado la participación de 20 Instituciones y organismos públicos, nacionales e internacionales. Comentó que cuenta con un comité científico y técnico que se reunió recientemente y señaló algunas temáticas que considera de gran importancia. Destacó la contribución al desarrollo académico de la internacionalización, nuevas prácticas, nuevas iniciativas, nuevas colaboraciones regionales y globales. Finalmente, deseó éxito a los participantes en las jornadas de intercambio dando paso a la inauguración formal del evento.

Enseguida la Dra. Sylvie Didou hizo una breve presentación de la RIMAC. Precisó que es una red temática, financiada por el CONACYT. Ha congregado a organismos interesados en estrechar relaciones con México e investigadores de diversas universidades tanto nacionales (UAM, UNAM; IPN; Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo; Universidad de Colima; Universidad Veracruzana Intercultural; Universidad de Sonora) como internacionales (Argentina, Australia, Costa Rica, Chile, Ecuador, Francia, Panamá y Puerto Rico).

En su primer año de actividades, la red ha procurado esencialmente realizar investigaciones y divulgar opiniones sobre temáticas de interés para la internacionalización de la Educación Superior así como brindar consultorías.

También abarca, entre sus tareas, actividades de formación de los responsables de la internacionalización. Sus participantes están llevando a cabo cuatro subprogramas de trabajo: Transferencia de conocimientos y cooperación para la internacionalización in situ de las IES y la ciencia; Aseguramiento de la calidad de indicadores e internacionalización del curriculum; Estrategias de provisión transnacional de servicios educativos y alianzas internacionales para la producción de innovaciones científicas; Diplomacia científica y nuevos dispositivos para la internacionalización de la ES. Actualmente, forman parte de la red 23 académicos: 15 son nacionales y 8 Internacionales.

La Red además recibió 3 solicitudes de incorporación de España, Cuba y Brasil y está operada por un equipo de cinco  personas. Presentó la página Web (http://www.rimac.mx/) donde están disponible más de 80 materiales entre fichas bibliográficas, reseñas, entrevistas  y ponencias, en eventos y talleres nacionales (COMIE, SEP, DIE) e internacionales (Francia, China, Bélgica y Portugal), así como las minutas de eventos especializados, de interés para cada subgrupo y contactos con redes, embajadas amigas y agencias de cooperación Internacional. Finalmente anunció que la RIMAC publicará próximamente un libro colectivo, coordinado por Rosalba Ramírez (Cinvestav) y Mery Hamui Sutton (UAM- Azcapotzalco), sobre circulación internacional de científicos.

El evento, co-organizado por el Programa Columbus y el Cinvestav, mediante la RIMAC, involucró centralmente a los operadores de las actividades de internacionalización en las instituciones de Educación Superior, a los secretarios académicos y a investigadores miembros de la RIMAC. Se estructuró en torno a conferencias impartidas por el Dr. Michel FIol y a dos talleres. El primero fue abocado a definir aspiraciones comunes relativas a la internacionalización entre los secretarios académicos y los directores de internacionalización; el segundo fue orientado  a que los responsables de relaciones internacionales procedentes de distintas instituciones reflexionen  sobre prácticas problemáticas en el quehacer diario de la gestión.

A continuación, el Dr. Samoilovich, Director Ejecutivo de la Red Columbus, caracterizó esa reunión como atípica porque se encontraban ahí reunidos dos tipos de protagonistas con visiones diferentes de la cooperación internacional: por un lado, estaban los que realizan funciones de desarrollo académico y por el otro, los que operaban las relaciones internacionales, a escala institucional. Un tercer grupo presente estaba integrado por los académicos miembros de la Red RIMAC.

El Dr. Samoilovich mencionó que América Latina es marginal en las actividades de cooperación internacional y esa situación puede ser analizada mediante distintos enfoques:

  1. Desde la política pública, el primero consistiría en un estudio de ambivalencias, por ejemplo en relación a los mecanismos para la acreditación de la internacionalización.
  2. Desde una óptica centrada en los mecanismos de producción de consensos, el segundo se traduciría en un examen de la participación de los investigadores en las decisiones de cooperación internacional.
  3. En una perspectiva de gestión, el tercero realizará un análisis de los factores organizacionales que afectan el desempeño de las universidades, estrechando la colaboración entre los responsables del desarrollo académico y de las relaciones internacionales. Para lo anterior, son pertinentes los aportes conceptuales de las ciencias de la gestión y del comportamiento de las organizaciones.

Comentó que se esperaba que el taller sirviera para comprender mejor la situación que guardaba la internacionalización en las distintas instituciones en relación a la colaboración entre los titulares de las funciones de desarrollo académico y de relaciones internacionales. Hizo énfasis en que se trataba de una reunión interactiva cuyos propósitos centrales eran:

  • Identificar aspectos concretos para desarrollar aspiraciones comunes entre colegas.
  • Mejorar la capacidad de actuar en proyectos complejos, generar mejores condiciones para cumplir con el rol de Director de Relaciones Internacionales y hacer valer su influencia en el desarrollo de proyectos de internacionalización en las IES.
  • Contribuir a una mejor articulación entre los enfoques distintos que tienen los Directores Académicos y los de Relaciones Internacionales.

Explicó que, durante el encuentro, los Directores de Relaciones Internacionales (DRI) y los responsables de Desarrollo Académico (DDA) desarrollarían una  reflexión conjunta; se distribuirían, con ese propósito, en binomios en base a la metodología ALAMO, expuesta por el conferencista principal, Dr. Michel Fiol. Enseguida, presentó algunos resultados de una encuesta previa dirigida al “Análisis de la situación de las IES miembros de Columbus”, contestada por 18 funcionarios de las universidades convocadas.  Indicó que el tiempo promedio de antigüedad en el puesto de DRI u DDA era de 5.2 años.  Casi las dos terceras partes de los informantes consideraron que se había dado una cooperación entre DDA y DRI y que existía, en el proyecto académico del rector, un eje significativo sobre la cooperación internacional.

El conferencista abordó luego el tema de cómo mejorar la situación. Propuso un mándala de cuatro niveles sobre los cuales es preciso incidir para estrechar la cooperación:

  • Proyecto institucional àContexto de cooperación entre DRI — DDA
  • Modelo Académico e inclusión de actividades internacionales y estudiantes con competencias internacionales desde la casaà proyectos de trabajos conjunto, colaboración internacional entre grupos de estudiantes que desarrollan proyectos
  • Aspiraciones comunes à el nivel más importante es ponerse de acuerdo hacia donde caminar juntos, por lo que es importante que dos personas definan aspiraciones comunes para que colaboran juntas. Esto no necesariamente se refiere a la propuesta del rector. Dentro de las empresas, las personas trabajan con sus objetivos de manera individual, dentro de un marco de trabajo colectivo. En este aspecto se concentra el primer día de trabajo.
  • Organización de los procesos à identificar los proyectos que tienen un impacto importante, en difusión y en comunicación.

El Dr. Samoilovich resaltó que entre la estrategia y el manejo del presupuesto, hay un nivel cuya relevancia se suele obviar pese a su importancia; es el en donde es aplicable un modelo de management que tenga en cuenta los valores. Las universidades son portadoras de modelos de gestión distintos que, a veces, es preciso hacer más eficientes. Sus esquemas de administración son, por lo general, muy jerárquicos y verticales y cada quien esta evaluado sobre sus propios resultados. El modelo ALAMO propone una vinculación entre colegas y un trabajo sobre sus relaciones transversales a través del concepto de aspiración, por lo que su método representa una alternativa interesante ante otros de uso frecuente.

Las instituciones participantes en el taller fueron el Instituto Tecnológico de Monterrey, la  Universidad Autónoma de Yucatán, la UNAM,  la Universidad  Veracruzana, la Universidad de San Luis Potosí, la Universidad de Colima, la Universidad de Querétaro, la Universidad de Coahuila y la Universidad de Guanajuato.

 

MESA DE CLAUSURA 

 

Dr. Juan Jesús Morales Martín

Red RIMAC- Universidad Bernardo O´Higgins, Chile

 

La última sesión del taller comenzó con la invitación de los Drs. Samoilovich y Fiol a que los miembros presentes aportaran sus reflexiones y opiniones respecto a su participación en esta experiencia de trabajo colaborativo. En ese sentido, recordó el Dr. Fiol la importancia de las metodologías Álamo y Fidelio utilizadas a lo largo del taller, señalando que son “un sistema que responde a una necesidad de nuestra soledad. Se trata de aceptar a hablar. El hecho de hablar es una manera de comprender un poco lo que realizamos en nuestro trabajo directivo en la universidad, sobre todo a la hora de crear confianza en nuestro trabajo”.

El Dr. Fiol tocó varios puntos importantes sobre el que giraron posteriores intervenciones, como el estado actual de las ciencias sociales, las cuales ya no se ocupan de grandes temas teóricos, o la confianza en los equipos de trabajo académicos. El Dr. Juan Cristóbal Morales, de la Universidad Técnica Particular de Loja, concordó en que “trabajar sobre la confianza del equipo es fundamental”.

Seguidamente intervinieron la Dra. María Luisa Arias Mendoza, Directora de Fomento a la Internacionalización de la UNAM, la Mtra. Genoveva Amador Fierros, Directora General de Relaciones Internacionales y Cooperación Académica de  la Universidad de Colima y el Dr. Andrés Aluja Schunemann, Coordinador General de Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Yucatán, quienes reflexionaron sobre la importante relación entre el deber, la confianza, la institucionalidad y la responsabilidad en los puestos directivos académicos.

En ese sentido, la Dra. Ethel Ríos Orlandi, de la Universidad de Puerto Rico, relacionó estas intervenciones y las conferencias impartidas en el taller con su experiencia profesional. Recordó que  había dedicado más de la mitad de su carrera académica a la gestión de alto nivel en el Recinto de Río Piedras de esa casa de estudios, y siendo Decana de Estudios Graduados e Investigación, fue elegida como rectora  para organizar y dirigir la institución en un proceso de incertidumbre y de compleja transición. “Entiendo que en mi trabajo como rectora, en una situación difícil, como fue el de una huelga bien grande, lo que me ayudó a gestionarla es haber estado en la Dirección de profesores. Es decir, estando en el otro lado, con los profesores, sabiendo de su confianza”, rememoraba la Dra. Ríos Orlandi. Esta experiencia de la profesora puertorriqueña la aprovechó el Dr. Fiol para confirmar que, con mucha frecuencia en los trabajos universitarios y académicos directivos, se pasa de “situaciones de sufrimiento a situaciones de aprendizaje que nos permiten crecer”.

La discusión se enfocó entonces en la mesa de cierre del taller a cuestiones laborales sobre la profesión académica y científica. Intervino la Dra. Francoise Brouzes, de la Universidad de Toulouse, indicando que “nuestras experiencias universitarias no solamente remiten a nuestro trabajo, sino también son una importante parte de nuestra vida personal”. Aprovechó además para comparar su experiencia como académica entre México y Francia en relación al clima laboral en las universidades de ambos países. El Dr. Samoilovich apuntó a continuación, “aquí hay una trampa que tiene que ver con la realidad del trabajo, porque se trabaja para instituciones y eso es parte de la motivación. Pero hay veces que el contexto organizacional que nos rodea está lleno de incertidumbres económicas y políticas que afectan a la actividad universitaria, académica y científica. Además nos encontramos rigidices, obstáculos burocráticos”. En su intervención el Dr. Samoilovich señaló también que este contexto organizacional complejo alude, al final, a temas relacionados con la ética y la equidad.

Posteriormente medió el Dr. Juan Jesús Morales, de la Universidad Bernardo O´Higgins, recordando la conferencia dictada por el Dr. Fiol del día anterior (“Management del desempeño. Definición de indicadores”), dedicada la distinción entre “trabajo por objetivos” y “trabajo por aspiraciones”. Se resaltó entonces en la mesa las formas de relaciones y de diálogo dentro de equipos de investigación y dentro de los cuerpos académicos y docentes. Aprovechó, en ese sentido, el Dr. Samoilovich para recordar cómo ha ido cambiando el sistema académico latinoamericano hacia el contexto actual, dominado por la competitividad, la acreditación y el trabajo impuesto y condicionado por objetivos (publicaciones, tesistas, patentes, competencias lingüísticas, rankings universitarios, etc.).

Precisamente, el Director Ejecutivo de Columbus señaló que este “trabajo por objetivos” se transmite de arriba hacia abajo dentro de las universidades y que, al fin y al cabo, viene a mediar y condicionar el trabajo de los académicos e investigadores, dedicados hoy casi en exclusivo a “publicar para no perecer”. Además en esta intervención, el Dr. Samoilovich no dudó en advertir que esta dependencia y esta carrera para escalar posiciones en los rankings universitarios internacionales se convierten en una trampa para el trabajo académico y científico.

Por su parte, el Dr. Aluja Schunemann reflexionó que muchas de las situaciones laborales de los académicos, docentes e investigadores universitarios se deben a las acreditaciones y a los indicadores que terminan por presionar su desempeño. “Te están juzgando por eso y si no lo cumples el próximo año no hay fondos para investigar o peligra tu puesto de trabajo”, sentenció el Dr. Aluja Schunemman. A partir de esta intervención, se pasó a conversar en la mesa con un tono fructífero y enriquecedor sobre el sistema de evaluaciones y acreditaciones de la investigación científica y universitaria. En ese sentido, el Dr. Fiol resaltó que estas presiones que vivencian los académicos e investigadores les hacen caer en prácticas ilegítimas y antiéticas como el plagio o la falsificación de hallazgos y resultados de investigaciones. Según su punto de vista es el “sistema quien crea” a estos plagiadores o falsificadores.

El Dr. Juan Cristóbal Morales se refirió entonces a que esta cultura evaluativa que viene desde fuera no es pertinente siempre con la riqueza, la variedad y la diversidad de formas de conocimientos de las universidades latinoamericanas. Una visión que compartió igualmente la Dra. Arias Mendoza. Al hilo de estas intervenciones el Dr. Aluja Schunemann recordó a los presentes que “toda universidad, como institución, tiene finalmente una responsabilidad social muy importante, porque la universidad está para la sociedad y para los estudiantes”. En esta intervención lanzó la pregunta de: “¿cómo integras está función social de tu universidad con la evaluación? No tendrás una producción de 1.000 artículos publicados, pero tal vez tienes una identidad dentro del estudiantado y de tu cuerpo académico”. El Dr. Juan Cristóbal Morales, recordando su experiencia formativa entre Suiza y Ecuador como dos culturas sociales, académicas y universitarias diferentes, afirmó que al final es una cuestión de “sabidurías y de categorías sobre qué entendemos por conocimiento”.

A continuación, participó en el diálogo el Dr. Fiol señalando la diferencia entre el cuidado de personas y de los trabajadores por parte de las empresas y de las universidades. A este respecto, diferenció entre el “saber hacer” y el “saber estar”.

El Dr. Juan Pablo Durand Villalobos, de la Universidad de Sonora,  aprovechó, en consecuencia, para evocar su experiencia laboral en diferentes universidades e instituciones académicas mexicanas, destacando además la diferencia entre trabajar por objetivos y trabajar por aspiraciones. En ese sentido, apuntó cómo las viejas aspiraciones de la universidad mexicana en sentido general, que le dieron prestigio y reputación, “se han ido diluyendo a lo largo del tiempo y, sobre todo, en la década de los años 90, período en el que cambia la forma en cómo se gobiernan las instituciones en relación al presupuesto y a la financiación”. Según el punto de vista del Dr. Durand Villalobos, el hecho de que las universidades mexicanas, pero también latinoamericanas, se guíen cada vez más por los objetivos se debe a “un asunto de sobrevivencia más que de mejora o de innovación para así cumplir con los indicadores”.  El Dr. Samoilovich, por su parte, compartió esta visión.

Después de esta intervención, los participantes en la mesa dialogaron sobre la repercusión y el aprovechamiento del taller por parte de los miembros de la Red RIMAC. Destacó entonces la participación de la Lic. Cecilia Oviedo, del Departamento de Investigaciones Educativas del CINVESTAV y miembro de RIMAC,  recordando que durante esos dos días los miembros de la Red presentes en el evento trabajaron desde una perspectiva y metodología en equipo por “aspiraciones”, resultando “muy interesante para todos porque, efectivamente, nos preguntamos sobre muchas de estas situaciones que nos rodean de incertidumbre o de desconfianza”.

En relación con esto, la Lic. Oviedo señaló acertadamente que “no solamente existe desconfianza entre colegas, sino que hay todo un aparato de desconfianza por parte de las administraciones”. Para completar el balance de este trabajo sobre la metodología por “aspiraciones” dentro de la Red RIMAC, la Dra. Catalina Cruz Barajas, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, resumió que “trabajamos en varios ejes concretos de un plan general de actuación de cara al próximo año”. Después volvió a participar la Lic. Oviedo resaltando la importancia de un taller de este tipo, el cual no solamente sirvió para conocer metodologías que ayudan a mejorar las prácticas y las relaciones laborales en el interior de las instituciones de educación superior, sino que además “permitió el fecundo encuentro y el diálogo entre representantes y directivos de un buen número de universidades mexicanas”. La Dra. Brouzes, por su parte, confirmó lo valioso de una dinámica de este tipo, poco frecuente en el medio universitario francés.

Antes de concluir esta última sesión del taller, la Dra. Didou pidió  al Dr. Fiol que explicase el seguimiento de los progresos de un taller de este tipo. El Profesor Emérito del HEC-Paris señaló a este respecto que “nosotros les pedimos a los participantes que después de 3 meses nos hagan un informe de 3-4 páginas sobre su experiencia en el taller. Los resultados son impresionantes acerca del impacto que puede haber con este tipo de iniciativas, sobre todo, a la hora de que los participantes asumen más confianza en sus puestos directivos y académicos”. Añadió que el seguimiento se prolonga incluso hasta un año o dos años después para evaluar cómo ha mejorado la situación laboral en instituciones académicas y en relación a puestos directivos y de responsabilidad. Finalmente, tomaron la palabra el Dr. Samoilovich y la Dra. Didou para cerrar el taller “La contribución de la internacionalización al desarrollo académico de las universidades mexicanas” con un balance muy positivo, agradeciendo además la asistencia de los participantes y reiterando la invitación de repetir en el año 2016 una iniciativa de este tipo, con un seminario colaborativo y colectivo entre directivos académicos e investigadores sobre la internacionalización y las movilidades académicas y científicas.


[1] La reseña y el programa del Taller se encuentran disponibles en PDF: ResenaTallerColumbus-RIMAC

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *